¿Existe de verdad una moda sostenible?

¿Existe de verdad una moda sostenible?

En los círculos de la moda más concienciados con el medioambiente, es común entre los insiders citar aquello de que «es la segunda industria más contaminante del mundo». Hoy en día parece que casi todas las firmas quieren ser «verdes», e incluso las marcas de moda rápida gustan de vender prácticas sostenibles mientras fabrican camiones y camiones de ropa desechable. A continuación, tres diseñadores comprometidos con el medioambiente non dan su opinión sobre la moda sostenible.

Benjamin Alexander Huseby de GmbH



«Es asqueroso», dice Huseby sin cortapisas. La dura realidad puede hacer que tanto consumidores como diseñadores se sientan un poco inútiles, pero Huseby canaliza sus frustraciones en controlar escrupulosamente su huella ecológica. Para ser lo más sostenible posible, GmbH incorpora habitualmente remanentes en su cadena de suministro, además de cuero reciclado de ropa usada. El sello de la marca es su ropa de abrigo reciclada, fabricada a partir de chaquetas vintage Helly Hansen que reconstruyen como a una especie de monstruo de Frankenstein.

Tiziano Guardini



Pero como ganador el año pasado del Premio Franca Sozzani GCC al Mejor Diseñador Emergente en los Green Carpet Fashion Awards de Milán, el proceso que sigue Guardini es asombrosamente meticuloso. Lejos de parecer un iluminado, Guardini presentó una gran alternativa al maltrato animal con las pieles hechas en denim que estrenó en la temporada otoño/ invierno 2018, hechas a partir de algodón orgánico y reciclado.

Spencer Phipps


Exalumno de la división masculina de Dries Van Noten y Marc Jacobs, el diseñador Spencer Phipps debutó con su línea homónima para hombre, Phipps, la temporada pasada durante la Semana de la Moda Masculina de París. Este graduado de Parsons nacido en California lleva comprometiéndose con el medioambiente desde sus días de universidad, donde ya creó una colección de final de grado hecha en algodón orgánico y tejidos de cáñamo que tiñó él mismo. A día de hoy, aunque su marca se valora como sostenible, se da cuenta de las muchas dificultades que impiden estar a la altura del título. Además, como marca emergente, Phipps destaca la importancia de generar confianza en tanto a sus prácticas sostenibles.

Como diseñador, Phipps se cuida de no entrar en el terreno moral ni sermonear a nadie. «No todas las compras se hacen en base a decisiones respetuosas con el medioambiente», admite. Y como diseñador, la estética aún prevalece sobre todo lo demás, incluso en el caso de la ropa sostenible.

Dejar un comentario

"En este blog contaremos las novedades que más relevantes e interesantes nos parezcan en el mundo de la moda."

Mario Rodríguez Sánchez